Marca Claro en los Juegos Olímpicos de Tokio 2022.

El flamante fichaje de los Pumas de la UNAM, el lateral brasileño Dani Alves antes de llegar a ser unos de los jugadores más condecorados en la historia del futbol internacional, tuvo que esforzarse mucho para lograr su sueño de convertirse en futbolista profesional. El oriundo de Juazeiro, Bahía, Brasil, nacido el 6 de mayo de 1983 no tuvo la infancia que muchos niños tienen la fortuna de, pues Dani, después de salir de la escuela, tenía que ir a trabajar con su papá en un una pequeña granja en su natal Brasil, donde mientras trabajaba, sólo tenía un sueño en la mente: poder representar algún día a su país. Dani, al terminar su trabajo en la granja también se tomaba un tiempo para practicar futbol, pues su padre era entrenador y lo preparaba para que pudiera cumplir su sueño de representar a su país y llegar a lo más alto del balompié. “ Cuando trabajaba ahí nunca me imaginaba esto, pero soñaba con vestir esta camisa, con representarla en condiciones tan especiales como esa, pero nada que pedir, siempre agradecido a Dios porque siempre nos ofrece más de lo que pedimos muchas veces y bueno estoy aquí”, señaló el fichaje bomba de la Liga MX en entrevista para Marca Claro en los Juegos Olímpicos de Tokio 2022. El lateral brasileño, recién llegado a la CdMx que jugará con Pumas, ha tenido una larga trayectoria con la Canarinha, participando en varios enfrentamientos, logrando el título de la Copa Confederaciones 2013, la Copa América en 2019 como capitán de la selección y firmando una gran actuación y más recientemente pudiendo colgarse la presea dorada en las olimpiadas de Tokio 2020.
Artículo Anterior Artículo Siguiente