Todd Boehly, el dueño de Los Angeles Dodgers de béisbol

Rob Walton, primogénito del fundador de la cadena Walmart, ha firmado la mayor compra de la NFL y la segunda de la historia del deporte. Junto a su hija, Carrie, y Greg Penner, su yerno y actual presidente de Walmart, se han hecho con los Denver Broncos, tres veces ganadores de la Super Bowl. Solo la venta del Chelsea el mes pasado supera los 4.650 millones de dólares (4.350 millones de euros) pagados por la familia Walton-Penner. Todd Boehly, el dueño de Los Angeles Dodgers de béisbol, se hizo con el Chelsea por 4.970 millones de euros después de que la guerra de Ucrania forzara a Roman Abramovich a vender el club tras 19 años. La compra de los Broncos no solo es un récord en el deporte de EU, sino que duplica el anterior tope, los 2.165 millones de euros que desembolsó en 2018 David Tepper (fundador de Appaloosa Management) por otro equipo de fútbol americano, los Carolina Panthers. En la NBA el récord son los 1.869 millones de euros que gastó en 2014 Steve Ballmer, exconsejero delegado de Microsoft, para comprar Los Angeles Clippers después de que Donald Sterling, el anterior dueño, fuera suspendido de por vida por sus comentarios racistas. Costaron 74 millones en 1984 Los Broncos eran de la familia Bowlen desde 1984, cuando Patrick Dennis Bowlen, miembro del Salón de la Fama de la NFL, compró la franquicia por 74 millones de euros. 30 años después, en julio de 2014, cedió el control después de que le diagnosticaran Alzheimer. Desde entonces el presidente era Joe Ellis. Tras la muerte de Bowlen en 2019, y después que sus hijos no se pusieran de acuerdo respecto a un sucesor para ocupar el puesto de su padre, el club se puso en venta el año pasado. “Aunque este acuerdo está pendiente de la aprobación del comité de finanzas de la NFL y de los propietarios de la liga, marca un paso importante en el camino hacia un nuevo y emocionante capítulo en la historia de los Broncos”, escribió Ellis en el comunicado que hizo junto a Walton, el nuevo dueño. Habrá que ver qué impulso supone para una franquicia que ha ganado tres Super Bowls (1997, 1998 y 2015) pero que no se ha vuelto a asomar por la final de la NFL desde que Peyton Manning, el ‘quarterback’ que les guió al último título, se retiró.
Artículo Anterior Artículo Siguiente