Esa misma ventaja la fue trabajando Golden State

Con una gran reacción en el primer cuarto, los Golden State Warriors se impusieron 103-90 a los Boston Celtics para llevarse el juego 6 de las Finales y coronarse como campeones de la NBA. Boston arrancó el juego con la firme intención de emparejar la serie, poniendo puntos rápido y yéndose adelante hasta por 15 puntos gracias a los aciertos de Jayson Tatum. Pero los Warriors no tardaron mucho en despertar y con la ayuda de la precisión de Stephen Curry en los triples lograron darle la vuelta al marcador antes del cierre del primer cuarto. Esa misma ventaja la fue trabajando Golden State a lo largo del segundo periodo, cerrando la primera mitad con 15 puntos de diferencia y matando el gran ambiente que se vivía en la arena.
Artículo Anterior Artículo Siguiente